Artículos

Consulta todas las entradas de nuestro Blog

Artículos

La autofobia: el terror a nosotros mismos

Nos aterra la soledad. El miedo al aislamiento es uno de los temores instintivos más arraigados en el ser humano. Tan pronto como tomamos conciencia de nuestra existencia como seres individuales y diferenciados del resto, buscamos la manera de renunciar a este privilegio, adoptando los símbolos, valores y creencias de la comunidad que nos rodea.

Esquemas simples para realidades complejas

Desde que somos niños buscamos la manera de explicar la realidad. Estudiamos el mundo y sus complejas relaciones con la esperanza de encontrar nuestro lugar en él. Por ello, cuando creemos haber entendido algún aspecto de la vida, construimos un esquema mental que lo explica.

Nuestra falsa personalidad

Aunque todos estemos muy orgullosos de ser como somos, nuestra personalidad es fruto del puro azar, y está principalmente determinada por la influencia de nuestros padres y nuestro entorno inmediato. Se trata de una manera de actuar rígida, cíclica y compulsiva, que construimos sin darnos cuenta y mantenemos sin saber por qué.

El arte de engañarse a uno mismo

Todos somos perfectamente capaces de señalar los defectos ajenos, pero nos resulta tremendamente difícil reconocer los nuestros. Después de tratar con una persona durante algún tiempo, cualquiera puede percibir si es envidiosa, posesiva, egoísta o soberbia. Pero cuando estos defectos nos atañen a nosotros mismos, nos resulta complicadísimo reconocerlos, como si una poderosa fuerza nos cegase a ellos.

¿Qué estás evitando?

Si estamos atentos y nos permitimos experimentar nuestras emociones, podemos vivenciarlas y procesarlas con naturalidad; pero cuando no las digerimos adecuadamente, se acumulan en nuestro cuerpo y se enquistan en nuestra mente. Con el tiempo, sentimientos como la tristeza, el desdén o la frustración pueden volverse cotidianos… Y al no poder entenderlos ni saber señalarlos, nos resulta mucho más fácil evitarlos.

Las nefastas consecuencias de pensar demasiado

Pasamos mucho más tiempo pensando que viviendo. No podemos evitarlo: estamos tan acostumbrados a la mayor parte de nuestras actividades cotidianas que podemos ejecutarlas de manera automática, sin apenas prestarles atención. Preparar el café, ducharnos, conducir, fregar los platos –ninguno de estos hábitos supone el menor esfuerzo para nuestro cerebro, por lo que podemos abstraernos en nuestros pensamientos e ideas mientras los realizamos.

¿Qué es el ego?

A través de los comentarios y las actitudes de los demás, las personas tejemos una red de ideas que nos describen como individuos. Estas opiniones son los ladrillos con los que construimos nuestra idea de nosotros mismos. Llegada la edad adulta, la cantidad de información que manejamos es tan extensa que nuestra idea de quiénes somos se ha fortalecido, dando forma a un personaje sólido y complejo.

¿Podemos solucionar los problemas de pareja?

Al comenzar una relación, el amor que comparte una pareja es tan intenso y recíproco que éste parece ser motivo suficiente para relativizar cualquier conflicto. Pero con el paso del tiempo el amor evoluciona: se calma, se aposenta sobre la rutina y se amolda al carácter de los enamorados. Es entonces cuando aparecen las desavenencias y se tornan evidentes los pequeños roces y asperezas que son parte de la cotidianidad.

¿Cómo nos condiciona el inconsciente?

El cerebro procesa millones de datos sin que nosotros lleguemos a darnos cuenta. De hecho, la información que detectamos de manera consciente apenas representa un 10% del cómputo total que llegamos a procesar.

¿Por qué nos afectan tanto las emociones?

Todos hemos experimentado la fuerza con la que nos gobiernan nuestros sentimientos: la rabia, los celos, la ansiedad, el miedo; cuando brotan en nuestro cuerpo, parece poco lo que podemos cambiar con nuestro pensamiento. Si algo nos enfurece la rabia atropella el flujo de nuestras ideas, conduciendo nuestro comportamiento hacia un final inequívoco: el enfrentamiento y el conflicto.

¿Cómo funciona la depresión?

La depresión es un estado afectivo caracterizado por una sensación de tristeza, desánimo e inestabilidad emocional que se alarga durante varios meses. Las personas que están pasando por una depresión tienden a sentir que el mundo les queda demasiado grande.

¿Por qué somos celosos?

El temor a perder lo que más queremos nos lleva a buscar anclajes psicológicos que lo defiendan: proyectamos un futuro compartido, prometiendo que nuestro amor no cambiará y acordando una serie de límites que no deberán sobrepasarse. Aunque estas actitudes pueden parecer románticas, la mayor parte de ellas son producto del miedo.

¿Es normal sentir ansiedad social?

Muchísimas personas se consideran tímidas o introvertidas porque tienen enormes dificultades para relacionarse con los demás. A menudo esto se debe a que no se sienten seguras consigo mismas: consideran que sus comentarios son poco relevantes o ingeniosos, que no tienen nada que aportar al grupo o que la gente podría juzgarles al escucharles hablar.

¿Qué problemas se derivan del estrés?

El estrés es el mecanismo que utiliza nuestro organismo para hacer frente a situaciones novedosas y potencialmente peligrosas. Cuando percibimos una amenaza, el cerebro libera una serie de sustancias para que toda nuestra atención se vuelque sobre ella. El cortisol es una de ellas.

¿Por qué nos cuesta mantenernos a dieta?

España es el país con mayores tasas de obesidad en Europa. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, en el año 2030 hasta un 70% de los españoles tendrá sobrepeso. ¿Cómo es posible que en una sociedad como la nuestra –tan obsesionada con el aspecto físico– los índices de obesidad sigan creciendo cada año?

¿Cuál es el origen del dolor crónico?

El dolor es la señal que utiliza nuestro sistema nervioso para alertarnos de una lesión u otro problema que está teniendo lugar en nuestro organismo. El proceso comienza cuando los nocioceptores –receptores del dolor– distribuidos por nuestro cuerpo captan y envían la información sobre cualquier daño que estemos recibiendo a nuestro cerebro.